A broken heart will never be the same as it used to



14 de febrero de 2009, San Valentín.
Serían casi las 8 de la tarde cuando empezamos a sentir esos nervios previos; aferradas al "pase de nuestros sueños", nos levantamos impacientes al ver acercarse al de seguridad: las típicas indicaciones de siempre. Esperamos impacientes cinco minutos que se hicieron eternos. Una multitud nos rodeaba sobretodo por detrás, esperando el momento para empezar a empujar y ser los primeros, el lugar que nos correspondía a nosotras. Entonces pasó. Lo recuerdo cómo si fuera ayer mismo:

- Podéis marcharos - dijo el segurata con tranquilidad - el concierto se ha cancelado.

Cancelado? IMPOSIBLE! era nuestro sueño, llevávamos meses planeándolo! Dia tras dia, agrandando nuestras fantasías. Llevávamos más de 4 horas haciendo cola para ser las primeras. No podíamso salir de nuestro asombro. Aquello debía ser una broma de mal gusto.
Pero no lo era. A la media hora sólo quedábamos unos pocos incrédulos, aún con la entrada en la mano. Pero estaba todo dicho: aquella noche nuestros sueños no se harían realidad.
Pero ni aquella noche, ni la otra... ni hasta el dia de hoy, que aún espero ansiosa el poder verlos en primera fila en un local de menos de 1000 personas de aforo.

Por suerte (si se le puede llamar así) y cómo premio de consolación tubimos la oportunidad de encontrarnos con alguien muy especial, además de saber que dentro de una semana podremos verlos en un festival de grandes dimensiones. Aunque... quien me entienda sabrá que aquél dia no lo olvidaré nunca. Aquél dia me rompieron el corazón.


Trágico? no intento que lo sea, simplemente es lo que sentí en su momento, y aún recuerdo.

1 Comment:

Al. said...

jajaja también es por la historia! jaja es que todo es como un bucle XD si te fijas al final de la canción dice ''ya nadie nota un guisante en la cama...'' (:
digamos que...también se puede mirar como que ya ninguna somos princesitas jajaj
hasta el lunes (LLL)